domingo, 14 de junio de 2009

Elizabeth Siddal, sus obras

Eleanor Elizabeth Siddal nació en Londres el 25 de Julio de 1829.
Era una mujer muy hermosa lo que la llevó muy pronto a ser modelo para los artistas. Pasó a la historia como Lizzy, nombre cariñoso, junto con el nombre Guggums, que le dieron los artistas de la Hermandad de los Prerrafaelistas.
La introdujo en la Hermandad Prerrafaelista Walter H. Deverell en 1850 para su cuadro Twelfth Night retratada como Viola. La conoció en la sombrerería Cranbourne Alley en Leicester Square donde ella trabajaba, se quedó muy impresionado por su aspecto y, cuando ella aceptó a posar para su cuadro, la vida de todos ellos cambió. Poseía una belleza "gótica", según el ideal de la Hermandad Prerrafaelista: una pura frente centrada por la raya del peinado, una nariz recta, una boca pequeña y firme, una barbilla voluptuosa y un precioso y largo cabellorojizo.
Elizabeth no tenía formación artística alguna y comenzó a realizar dibujos y a pintar bajo la atenta mirada de su maestro y amante Rossetti. Fue la musa de la Hermandad y durante mucho tiempo el centro de atención de aquellos artistas. Encarnaba los valores formales que ellos intentaban plasmar en sus cuadros con su pálida piel y su cabello cobrizo. Con el tiempo, Rossetti pasó a ejercer total posesión sobre ella. La custodiaba celosamente, y la trataba con exquisitez. Por mediación de Rossetti, Siddal llegó a conocer a Ford Madox Brown y a Ruskin, y éste último se convirtió en su patrón en 1855 comprando todos los dibujos que ella hacía a la vez que la ayudaba a comprar los medicamentos que necesitaba para su precaria salud. Pero el año 1858 enfermó muy gravemente y tuvo que dejar de pintar. Era de constitución débil y su estado de salud se resintió mucho al posar durante muchas horas dentro de una bañera de agua fría completamente vestida en el número 83 de Gower Street en Londres en el invierno de 1852 para el cuadro Ophelia, del pintor prerrafaelista Millais. Enfermiza desde entonces pasó largas temporadas en los balnearios y junto a ella, Rossetti.
A pesar de las infidelidades que ya sufría por parte de Dante Gabriel Rossetti se casó con él el día 23 de mayo de 1860 en la iglesia de St. Clement y se fueron a París y a Boulogne de luna de miel. Fue una época agridulce pues comenzó a ser adicta al láudano (se cree que sufría anorexia y que le fue recetado el láudano para curarse) y, además, su marido, aunque la amaba profundamente, siguió manteniendo relaciones extramatrimoniales. Para hundirla más aún, el 2 de mayo de 1861 su única hija nació muerta. Para entonces su mente estaba muy torturaday el 11 de febrero de 1862 se suicidó tomando una sobredosis de láudano a la edad de 32 años. Se cree que su marido estaba con una de sus amantes, Fanny Cornforth, la noche que ella tomó la sobredosis. Su marido, en un acto romántico sepultó junto a su cadáver los manuscritos de todos los poemas que él había escrito, en el cementerio de Highgate de Londres.
Siete años más tarde su cuerpo fue exhumado para poder recuperar los manuscritos que habían enterrado junto a ella. La carrera de Rosetti se hundía y viéndole desesperado su agente le convenció para que recuperara los poemas. Fue dado el permiso de exhumación con la condición de que fuera realizada por la noche para no perturbar a los visitantes. A la luz de las antorchas se excavó la tumba y se abrió el ataúd.
El cuñado de Elizabeth, William Michael Rossetti, consiguió imprimir los quince poemas que ella había escrito en su corta vida pero de manera poco sistemática en 1906. No fue hasta 1978 que Roger C. Lewis y Mark Samuels Lasner los recogieron y publicaron, después de una gran época ignorados.










3 comentarios:

J.Carlos dijo...

Una historia típica de su tiempo, ese tremendismo propio del romanticismo. Admiramos a los creadores por su arte, pero casi nunca como personas.
Preciosa entrada, pese a lo triste de la historia.
Un abrazo

Melibea dijo...

¡Hola! He encontrado este blog por azar y me agradan muchos los cuadros que se muestran. En una entrada de mañana publico My first sermon y My second sermon. Los he descargado de este blog, espero que no moleste (si es así, por favor, dígamelo y lo quito).

Un abrazo

Málaga dijo...

Una historia como para llevarla al cine... me ha encatado esta entrada. Gracias, un saludo.