miércoles, 20 de agosto de 2008

John Everett Millais - Christ in the house of his parents (1850)


"Cristo en casa de sus padres" fues un auténtico escándalo en su época. Dominado por un simbolismo que se advierte facilmente, se le echó en cara el clima modesto y minucioso, decían que había bajado el tono de la escena sagrada. La reacción más feroz fue la del escritor Charles Dickens, en el magazine que editaba, el "Household Words" en la entrega del 15 de junio de 1850, dijo que era un cuadro "repelente y repugnante", tanto es así que la reina Victoria quiso verlo en privado para darse cuenta de su "capacidad" provocativa.