domingo, 3 de enero de 2010

John Everett Millais -Cristo en casa de sus padres-

Obra ejecutada entre 1849 y 1850. El intento de ambientar de manera realista a la Sagrada Familia en el taller de un carpintero suscitó un gran escándalo. Charles Dickens asoció la imagen de la virgen con la de un ser monstruoso. Pero la opinión pública no pudo evitar apreciar la maestría del artista a la hora de pintar cada detalle.

6 comentarios:

J.Carlos dijo...

No es habitual las escenas religiosas en este periodo; no me extraña que fuera un escándalo la imagen que se reflejaba, tan alejada de la "estampita" habitual entonces y ahora.
Besos

Málaga dijo...

Pues he de agradecerte que hayas traído este cuadro, pese a gustarme muchisimo la pintura prerrafaelista, no lo conocía. Me ha gustado el detelle de la herida en la mano de Cristo y cómo cae una gota de sangre en el pie, justo donde irían los clavos, es una obra muy ingeniosa y bueno, pese a lo que se pensara en la época, me parece que ha sabido captar un ambiente familiar, quizá mas parecido a lo que vivió ese Cristo que lo normalmente se nos muestra, como dice J.Carlos, nada de estampita.

fonsado dijo...

La verdad, resulta un cuadro inquietante y totalmente fuera de la "realidad".
Saludos.

KASHTANKA dijo...

Hola, Tempus Fugit, gracias por pasarte por mi blog. Yo me instalo en este tuyo y a ver si aprendo cositas, que veo que tienes temas que desconozco y seguro que son muy interesantes.Un abrazo!!

KASHTANKA dijo...

Ay! disculpa mi torpeza de antes, pensaba que eras un hombre, sorry! besets!

Monty dijo...

A mí me ha gustado mucho también. Profunda devoción tengo y que a veces la desvirtuan según que estampintas. Buen hallazgo. Me quedo por aquí si no te importa.