miércoles, 1 de octubre de 2008

Walter Howell Deverell, el hombre que descubrió a Elizabeth Siddal

Walter Howell Deverell (1827-1854) Un hombre de gran talento, pero con una vida muy corta fue el “descubridor” de Elizabeth Siddal. En 1850 la encontró. Trabajaba en una sombrerería de Cranbourne Alley. Paseando por delante del establecimiento William Allingham fue el primero en fijarse en ella. Este se juntaba con sus amigos prerrafaelitas para leer poemas y explorar calles.
Le habló a Walter Deverell sobre ella. Deverell quería una modelo para el personaje de Viola para su cuadro “Twelfit night”. Fue con su propia madre a Cranbourne Alley; Walter regresó al grupo entusiasmado por haber encontrado esa mujer tan bella.
Durante un tiempo el grupo la asimiló como una compañera más. Posó para todos ellos: Fue la celta pelirroja de “Christmas sheltering from the persecution of the druids”, fue la “Viola” disfrazada de paje en “Twelfit night” de Deverell (en el que Dante Gabriel Rossetti también posó como un juglar); fue Ofelia para Millais, recostada en una bañera en la casa de Gower Sreet, de manera que el artista la pudiera reproducir con delicadeza empapada, hecho que agravó el de por sí, delicado estado de salud de Elizabeth.
Hasta que Rossetti se enamoró de ella. Hermosa, alta y delgada para aquella época, con finos rasgos regulares, cuello cincelado, ojos azules y una espléndida cabellera pelirroja. Daguerrotipos y fotos muestran una expresión demacrada, hasta agria, que sería por el resultado del dolor físico. Era pasiva, silenciosa y tranquila. Posó estoicamente para Millais con un vestido bordado sin protestar y eso que la lámpara que habían puesto debajo de la bañera para que el agua se mantuviera templada se había apagado y el agua estaba helada, y así pasó varias horas. Esa pasividad ayudó que Rossetti y Siddal se encontraran. Ella, una mujer melancólica que se sentía movida por los gestos llenos de vida del artista de ascendencia italiana. Con sus silencios, con su mórbida belleza, su apatía, era como una estatua a la que había que traer a la vida debió pensar Rossetti.





Walter Howell Deverell "Twelfth night" (1850)



Walter Howell Deverell "The grey parrot"



Walter Howell Deverell "A scene from As You like it" (1853)



Walter Howell Deverell "A pet"